Category: Sector construcción

Articulos sobre el sector de la construcción, avances y tecnología por Lovicon.

Autoconsumo solar fotovoltaico en naves industriales

En un momento en el que el coste de la energía está por las nubes y se requieren acciones específicas para combatir la excesiva contaminación atmosférica, la energía eléctrica producida de manera sostenible y económica con la instalación de placas solares es una de las soluciones más plausibles. 

Cuando nos referimos al autoconsumo industrial se hace referencia a la posibilidad de consumir la misma energía que se produce en el mismo sitio de consumo. Para ello se va requerir la instalación de paneles solares fotovoltaicos colocados en las terrazas, tejados y cubiertas de las naves industriales, aprovechando el máximo espacio posible, sobre todo el horizontal para generar energía eléctrica. 

En el sector industrial se tiene una oportunidad única para comenzar a producir energía de autoconsumo con la que satisfacer a las empresas de este sector que, por regla general, requieren cantidades muy elevadas de electricidad para funcionar.

Las empresas especializadas en construcción industrial deben saber ofrecer proyectos en los que las instalaciones de autoconsumo puedan encontrar su lugar de forma rápida y económica en las cubiertas de las naves. 

La instalación de placas solares para obtener energía suficiente que cubra las necesidades de las empresas es posible, sobre todo si se poseen naves industriales de grandes dimensiones en las que las cubiertas puedan ser utilizadas para este fin y están distribuidas por el territorio español, que gracias a sus muchas horas de sol ofrece garantía de producción, considerándose como una de las energías con más proyección de futuro.

¿Es rentable la instalación de placas solares de autoconsumo en las cubiertas de las naves industriales?

La instalación de placas solares fotovoltaicas en las cubiertas de las naves industriales es una apuesta segura y económica para obtener energía renovable y limpia para ser utilizada in situ. El sistema genera energía eléctrica capaz de hacer disminuir la factura de la luz hasta en un 60 %, una cantidad considerable en este tipo de espacios productivos. Además, la electricidad que no consuma la propia empresa puede ser vertida al circuito general a cambio de una compensación económica.

Para saber si es rentable o no hay que evaluar factores como el consumo anual, las características físicas de la nave industrial, el tipo de instalación eléctrica, cuáles son los objetivos, los horarios con los picos de consumo…

Cabe preguntarse, pues, cuál es el precio estimado por llevar a cabo este tipo de instalaciones solares en una nave industrial. La única respuesta posible a esta duda es sí, solo cabe preguntarse el tiempo que llevará recuperar la inversión.

Las empresas especializadas ofrecen diferentes kits de montaje que van a depender de la potencia, las dimensiones de la nave a utilizar y las necesidades del cliente, lo que va a hacer que varíen de precio considerablemente. 

En cualquier caso, lo aconsejable no es contemplar el precio en sí de la instalación, sino los muchos beneficios que va a aportar, ya sea en el ahorro en la factura mensual, en la contribución en la salud del medio ambiente, como en la imagen pública que va a ofrecer a clientes, socios, proveedores y a la sociedad en general. 

 

Las ventajas más destacadas del autoconsumo eléctrico en naves industriales

No son pocos los beneficios que el empresario o la organización obtienen de instalar placas solares en las cubiertas de sus naves industriales, no en vano, es un tipo de actuación que se está normalizando a lo largo y ancho del territorio nacional. 

El rendimiento económico

La primera de las ventajas que podemos enumerar es el aprovechamiento que se le da a una zona considerada muerta en cualquier nave industrial; la cubierta. Al abrir esta zona improductiva con una instalación solar fotovoltaica se consigue ahorrar el 60 % o más en la factura del consumo eléctrico. Una actuación que repercutirá rápidamente en beneficios directos, ya que se estima en unos 5 años el retorno de la inversión. 

Y es que, en un país con tantas horas de sol, es absurdo no aprovechar al máximo este tipo de energía gratuita y renovable, logrando una reducción notable en el uso de la energía que procede de la red eléctrica nacional. 

Además, en la actualidad, este tipo de instalaciones dan acceso a subvenciones públicas, desgravaciones fiscales por la inversión y un incremento sobre el valor del inmueble. 

Protección del medio ambiente

Se consideran que una placa solar tiene el mismo efecto que doce árboles al dejar de emitir CO2 y dióxido de azufre en el consumo eléctrico.

Aumento de la competitividad

Al reducir en el consumo y, por lo tanto, en la factura mensual de la electricidad, la organización se vuelve ipso facto más competitiva al reducir los costes, pudiendo llevar a cabo otras inversiones que mejoren la productividad o directamente bajando el precio a sus productos.  

Revalorización del inmueble

Aunque ya se ha mencionado brevemente en este mismo artículo, merece ser reseñado de nuevo el aumento del valor que alcanzará el inmueble, por lo que, si se decide proceder a su venta o traspaso, se podrá pedir más por ellos.

La mejora de las condiciones térmicas y la larga vida útil de más de 25 años son otras ventajas añadidas a esta inversión en placas solares fotovoltaicas en el entorno industrial, elementos que incidirán en la revalorización de la nave.

3 tipos de instalaciones diferentes posibles para el autoconsumo fotovoltaico

Entre las posibles instalaciones de autoconsumo solar fotovoltaico industriales posibles se diferencian claramente 3 tipos. 

Las Instalaciones fotovoltaicas industriales conectadas a la red interior del cliente

Esta fórmula de instalar los paneles solares no va a requerir el uso de baterías para acumular la energía eléctrica. El motivo no es otro que se produce el consumo instantáneo de la energía generada.

Un tipo de instalación que por estar permanentemente conectada a la red pública puede contar con excedentes, que se verterán para que el resto de usuarios puedan utilizarla a cambio de algún beneficio económico, o bien sin excedentes, los cuales van a necesitar un equipo para no verter energía a la red.

Por otro lado, también son posibles las instalaciones fotovoltaicas industriales aisladas de la red eléctrica, la cual usará las placas fotovoltaicas como única fuente de energía y tendrán sus propios sistemas de acumulación.

Tipos de placas solares para autoconsumo 

Según las características de la cubierta de la nave industrial, junto a las necesidades de cada empresa, existirá un tipo de panel a utilizar más eficaz que otro. 

El sistema Coplanar

Usados en tejados inclinados de chapa y panel sándwich, con estructura de aluminio para adaptarse a cualquier tipo de tejado. Su variante es el Sistema Coplanar este-oeste para tejados de chapa, panel sándwich o a dos aguas con el que se aprovecha toda la superficie de la cubierta y, por lo tanto, se obtiene una mayor producción energética.

Sistema Triangular para tejados planos o con poca pendiente

Con una estructura triangular de aluminio para garantizar la optimización del rendimiento de la instalación, ya que se van a orientar los paneles hacia el lado donde se consiga un mayor rendimiento solar. Con su variante el Sistema Triangular Solar Bloc para tejados planos se instala con estructuras de bloc hormigón como soporte garantizar la estanquidad de la cubierta.

La importancia del mantenimiento de una nave industrial

Cuando se termina de construir una nave industrial, comienza otra parte igualmente importante para que la función de la estructura se optimice.

Se trata de su mantenimiento, esencial para que la empresa pueda llevar a cabo sin incidencias su actividad habitual y para que no se produzcan problemas en la estructura que lleven aparejadas reinversiones demasiado elevadas e inesperadas. Pero, sobre todo, el mantenimiento evitará que se ralentice la producción o que, en los casos más extremos, se paralice.

Al hablar del mantenimiento de una nave industrial nos estamos refiriendo a las infraestructuras e instalaciones en su más amplio espectro. Tanto las cubiertas como las zonas exteriores, el suelo y paredes, las instalaciones eléctrica e hidrosanitaria requieren de cuidados especiales, al igual que cualquier máquina o equipo que actúe directamente en la producción o en el almacenamiento de los bienes producidos.

La forma y periodicidad de llevar a cabo las actividades de mantenimiento van a depender de diversos elementos y factores, como la antigüedad de la nave, el uso que se le está dando, el lugar donde esté ubicada, las condiciones medioambientales…

Ventajas y beneficios de incorporar un mantenimiento periódico a la nave industrial

No es poca la ayuda que otorga al empresario, a la empresa e incluso a los empleados, el incluir un calendario de control y mantenimiento sobre las estructuras que componen una nave industrial.

Sin paradas en la producción

Para empezar, y como se ha mencionado anteriormente brevemente, se van a evitar posibles paradas en la producción. Es bastante habitual, sobre todo si las instalaciones llevan algunos años en activo, que se produzcan filtraciones de humedad en la cubierta e incluso en las paredes o en el suelo, que se produzcan fugas de agua o cortocircuitos y derivaciones en los sistemas eléctricos que obliguen a detener la producción. Una situación que, en dependencia del tiempo necesario para solucionar el problema, llevará a pérdidas más o menos elevadas a la organización, sobre todo, si se trabaja con productos perecederos o el cliente espera un pedido con urgencia.

Mejora del rendimiento productivo

Está demostrado que la eficiencia y productividad aumenta de forma exponencial. El motivo no es otro que la eliminación o reducción de los problemas derivados de las infraestructuras que, como ya se ha explicado, puede llegar a detener una fábrica, pero que también tiene relación con la calidad de vida profesional. El empleado, al trabajar en entornos cuidados y, por lo tanto, más seguros, de forma natural aumenta el interés por el trabajo y por llevarlo a cabo de manera más eficiente.

Menos costes

Como cabe suponer, las pequeñas reparaciones, llevadas a cabo en cuanto aparece el problema, serán siempre un gasto menor, gracias a un mantenimiento constante y cuidadoso. Si cualquier posible error, rotura o malformación se deja sin arreglar, será más que probable que el tiempo lo empeore, creando una avería de grandes dimensiones, confluyendo finalmente en un aumento en el coste del arreglo. Por otro lado, con instalaciones eléctricas e hídricas en buen estado, se producirá un ahorro en las facturas mensuales.

La imagen de marca

También merece destacarse como ventaja la imagen que se ofrece a aquellas personas que visitan la nave, que pueden ser desde clientes hasta proveedores o posibles inversores. Una empresa cuidada, en la que el mantenimiento se lleva regularmente, genera una mayor confianza, así como seguridad y buen ambiente.

Qué tipos de mantenimiento existen para las naves industriales

Fundamentalmente, el trabajo de que las instalaciones de una nave industrial perduren en el tiempo en buenas condiciones se puede realizar desde dos perspectivas diferentes, desde el punto de vista preventivo o desde el correctivo. Elegir una u otra va a depender de la nave industrial en sí y de sus propias condiciones y características.

Mantenimiento preventivo

Estos trabajos se llevan a cabo a partir de un enfoque proactivo, es decir, se van a tener que realizar periódicamente. Son útiles tanto para prevenir fallos, incidencias, roturas y demás problemas que deriven finalmente en una reducción o paralización de la producción, un desajuste en los espacios de almacenamiento o un entorpecimiento en las zonas de carga y descarga, es decir, en cualquier parte de la nave. Así mismo, servirá para detener y arreglar el desperfecto antes de que suponga un mayor coste el arreglo.

Es habitual, en este caso, llevar a cabo la implementación de planes de mantenimiento, ya sea externalizando las labores o por un equipo propio especializado que tendrá como función revisar periódicamente todas las instalaciones de la nave industrial, de modo que se pueda detectar y solucionar el problema antes de que pueda aparecer.

Ejemplos de un mantenimiento preventivo es la limpieza de la cubierta de la nave, de las canalizaciones, de las instalaciones eléctricas e hidrosanitarias… pero, también, pintar o arreglar desperfectos en las paredes, suelo, cubiertas, engrasar puertas y ventanas, comprobar los sistemas de ventilación…

Mantenimiento correctivo

Este otro modelo se realiza cuando se requiere un trabajo más intenso y especializado, una rehabilitación o una reforma de carácter más importante y de tamaño mayor. Son aquellas actuaciones que sobrepasan los límites del mantenimiento preventivo.

Ejemplos de esto pueden ser proceder a un desatasco y arreglar el sistema de tuberías para evitar que vuelva a producirse, cambiar el sistema de electricidad por otro que permita ahorrar más o iluminar mejor, estudiar y transformar un almacén para optimizar el espacio.

Así mismo, también se incluye dentro de esta fórmula las actividades que lleven a mejorar el aspecto y la estética del inmueble, así como las funcionales que sirvan para optimizar los recursos disponibles y/o aumentar la productividad, incluyendo un incremento en la ergonomía de los empleados para que estos puedan ejercer mejor sus funciones. 

Características de los suelos industriales y su importancia

El primer paso que hay que dar a la hora de adquirir un terreno para construir una nave industrial es elegir aquel tipo de suelo que está destinado a fin. Sabemos que existen las categorías de terreno recreativo (parques, espacios deportivos…), agrícola (fértiles y dedicados al cultivo o cría de ganado), residenciales (edificaciones con limitaciones en altura), comerciales (para el asentamiento de negocios), zona protegida (áreas naturales, reservas…) y los terrenos industriales, objeto de análisis en este artículo.

¿Qué es un suelo industrial?

Como cabe imaginar en base a su propio nombre, los suelos industriales están destinados exclusivamente a uso industrial, como por ejemplo la creación de naves industriales, cadenas de producción, ensambladoras… son espacios destinados a industrias que requieren especificaciones especiales, tales como el tamaño, la ubicación, el tratamiento de residuos… Suelen ser los más requeridos para aquellas empresas que requieren expandirse en un centro de distribución o CEDI.

En términos generales, estos terrenos se utilizan para actividades de almacenamiento, productivas, manufactureras y de producción. Especialmente para los dedicados a la manufactura y a la distribución, necesitan suelos alejados de los núcleos urbanos, ya que suelen manejar residuos y hay que evitar, a toda costa, afectar a la población.

Así mismo, los dedicados al almacenamiento y a la distribución es importante que se ubiquen en espacios de fácil acceso a las vías principales, facilitando el acceso y la salida de los vehículos. En algunos casos, también es interesante que se sitúen cerca de aeropuertos y puertos marítimos para agilizar sus operaciones de logística.

Características del terreno industrial

Antes de comprar o alquilar un suelo industrial para sacar o continuar con un proyecto empresarial hay que tomar en consideración, en primer lugar, los aspectos clave de la empresa. Es decir, habrá que definir con claridad el objetivo de la inversión, elegir la mejor ubicación posible, saber la cantidad exacta del presupuesto, considerar la opción de adquirir el terreno dentro de un parque industrial ya delimitado o comprar un terreno libre de gravamen. Así mismo, habrá que optar por dejarse asesorar por empresas con experiencia y conocer los rendimientos calculando el ROI que se necesita.

Una vez que se tienen estos datos, se podrá determinar con mayor exactitud el tipo de suelo industrial que mejor se adapte a las necesidades. A continuación, se van a ver con más detenimiento estas característicasfundamentales.

1.  Una ubicación estratégica

Según la actividad industrial y las necesidades a cubrir, una localización bien planteada dará siempre mayores rendimientos a medio y largo plazo. Aunque habrá que definir más específicamente este tipo de beneficio, es decir, en relación al retorno de inversión, en dependencia del tamaño y del servicio que ofrece.

En relación al tamaño

Es necesario distinguir entre pequeña y mediana empresa, las cuales requerirán ubicaciones cercanas a las ciudades y demás núcleos urbanos, ya que sus actividades se centran en la atención directa a sus ciudadanos, así como las grandes industrias, si no son contaminantes o son centros logísticos y puntos de reparto. Sin embargo, si se trata de industrias de elevado tamaño y de alto impacto ambiental, maquiladoras y de alta tecnología, sí que deberán alejarse de las ciudades.

En definitiva, hay que tener muy claro qué tipo de industria se va a instalar sobre un determinado terreno, ya sea para empezar, para desarrollar o para expandirse y, sobre todo, si lo que se quiere es comprar el suelo para dedicarse al alquiler a industrias.

En relación al servicio

Hay que pensar que, para bodegas, centros de servicios o aquellas industrias que necesitan áreas de carga y descarga es importante que su localización permita una fácil y rápida recepción y salida de insumos y/o maquinaria. Por último, también merece tener en consideración que las empresas de servicios dentro de las grandes ciudades, para facilitar la atención eficaz y rápida a sus clientes, deben poseer ubicaciones altamente estratégicas, con salidas a calles neurálgicas.

2.  La infraestructura

Otro de los elementos fundamentales a considerar antes de la adquisición de un terreno industrial será la infraestructura necesaria, que será especializada según el caso. Para acertar en este sentido será necesario considerar aspectos esenciales como:

La oferta de servicios

Otro de los parámetros a considerar se refiere a la carga que requieren las máquinas a utilizar en la industria. Muchas de ellas necesitan voltajes superiores a lo normal y requieren por ello un control de acceso más sofisticado. Esto también suele ocurrir en aquellas áreas restringidas donde el material que se maneja está considerado como de alto riesgo.

En estos casos, se requiere una infraestructura más especial, que sea capaz de brindar los servicios que se necesiten, ya sea en cuanto al voltaje de la electricidad, la capacidad de suministrar el agua necesaria o poseer los correctos sistemas de drenaje. Todo ello sin que el personal sufra ningún tipo de riesgos.

El tamaño de los espacios

Este factor, el de contar con la posibilidad de desarrollar hacia tamaños mayores, es vitalpara cualquier empresa que pretenda crecer ampliando sus almacenes o infraestructura, así como utilizar maquinaria de gran tamaño. Ejemplos de este tipo de empresas son aquellas que trabajan con productos cosméticos, farmacéuticos, alimenticios, de la automotriz… Y, en definitiva, todas aquellas que necesiten usar maquinaria industrial (hidráulica, eléctrica, térmica, robótica…).

Es habitual que el tamaño de los espacios actúe de fuerza limitante cuando se adquiere el terreno, ya que ni la oferta actual es demasiado amplia y, además, los precios de las zonas del norte y centro del país no suelen ser nada baratos.

Los sistemas de logística

Si además de ser productora, distribuye, se hace necesario contar con amplios espacios para almacenamiento y para que los camiones puedan llevar a cabo sus maniobras sin demasiadas complicaciones. Por este motivo, hay que considerar las medidas destinadas al área de carga y descarga, para que estas se lleven a cabo con facilidad y rapidez, sin propiciar atascos ni esperas.

Por otro lado, es muy importante, como ya se ha comentado, las salidas a vías principales, la cercanía de aeropuertos, proveedores y demás elementos interesantes para el buen desarrollo de la actividad.

Prever el crecimiento de la industria

También se ha mencionado brevemente la posibilidad de que la industria en el corto, medio o largo plazo necesite crecer. Esto hace que los compradores del terreno deban verificar que el suelo industrial objeto de deseo se encuentre ubicado en una zona con proyección de crecimiento. Adquirir un terreno con esta proyección contribuye a la futura expansión de los servicios y adelantarse a las necesidades futuras de la organización.

Por otro lado, también resulta de gran interés para aquellos que deciden adquirirlo para, pasados unos años, volver a venderlo, cuando las necesidades de suelo industrial se hayan encarecido.

La plusvalía y la rentabilidad

La plusvalía es un elemento importante a considerar, ya que el terreno donde se va a colocar la industria formará parte del capital que se gestionará y servirá para la toma de decisiones. El valor de esta, así como la rentabilidad que ofrezca, se determina a partir de las siguientes características.

Como norma general, estos establecimientos son proyectos a largo plazo. En este sentido, conviene que sea rentable, para, de este modo, sacar el máximo provecho al terreno antes de proceder a la construcción. Posteriormente, la venta de este suelo, sobre todo si posee una gran superficie y una ubicación privilegiada, con seguridad producirá un elevado roi (retorno de la inversión), así como una elevada rentabilidad. Beneficioso de todo punto si se decide vender el terreno.

Así mismo, este ROI se obtiene si se trata de suelo dedicado al arrendamiento, permitiendo obtener una renta más elevada por la plusvalía de la propiedad.

La seguridad

Para terminar, se hace necesario contemplar la importancia de la seguridad para conservar las operaciones de las organizaciones. Igualmente, es importante mantener la seguridad del personal a nivel interno y externo. Es de gran ayuda contar con una caseta de vigilancia en los terrenos industriales que reducirá notablemente los posibles inconvenientes en materia de seguridad, así como en el control de ingresos y salidas del personal y vehículos de transporte.

Etapas necesarias para un proyecto de urbanización

Como cabe suponer, el proyecto de urbanización es el documento que va apresentar y definir, con todo lujo de detalles,cuál va a ser la propuesta urbanística que se llevará a cabo, una vez aprobado.

Estos primeros documentos van a definir los detalles técnicos de la obra, así como la previsión de los servicios urbanísticos incluidos en los planes urbanísticos para un determinado sector o unidad de actuación. Por tanto, los proyectos de urbanización son fundamentales para la transformación urbanística a suelo urbanizado que se llevará a cabo.

En este trabajo se indicarán cómo van a ser las calles y las plazas, las zonas verdes, los márgenes de protección, los taludes y el resto de elementos arquitectónicos de una urbanización. Así mismo, también va a definir el modo y la forma en la que se van a estructurar los servicios urbanos del alcantarillado, el suministro de agua y la electricidad (baja, media y alta tensión, si fuera necesario), así como las redes de telecomunicaciones (telefonía, fibra óptica…).

El planteamiento urbanístico

De forma general, se considera el planteamiento urbanístico como la etapa previa inevitable antes del proyecto. Es un trabajo en el que se van a establecer movimientos y medidas, como puede ser la zonificación del suelo o el planteamiento del trazado de las infraestructuras. Así mismo, deberán aparecer todas las medidas de sostenibilidad que se vayan a incorporar durante el posterior proyecto.

Con el proyecto de urbanización se concretarán las obras que se llevarán a cabo, por lo tanto, no son instrumentos de planeamiento urbanístico yno van a poder modificar el aprovechamiento urbanístico. Tampoco podrán alterar las alturas de los edificios, el ancho de las calles, las rasantes fundamentales de las calles y plazas,así como las determinaciones que correspondan a un instrumento de planeamiento urbanístico.

Etapas de un proyecto para una urbanización efectiva

Una vez que se ha entendido la utilidad del planeamiento urbanístico, es decir, la importancia de reunir y redactar todos los instrumentos técnicos y normativos necesarios para ordenar el uso del suelo y regular las condiciones para su transformación o conservación, se puede dar paso a las etapas que debe tener todo proyecto de urbanización.

Se trata de un documento que va a establecer un modelo de ordenación para un ámbito espacial determinado. De forma general, se va a referir a un municipio, a un área urbana o a una zona con escala de barrio.

1ª etapa, la planificación del proyecto de urbanización y condiciones del terreno

Como paso fundamental para la planificación será conocer las condiciones del terreno sobre el que se va a construir. Para ello se llevarán a cabo estudios previos concisos y un análisis exhaustivo del terreno, de este modo, se valorarán tanto las medidas que podrán ser aplicadas como las que no.

2ª etapa, el diseño y la redacción del proyecto de urbanización

Esta segunda etapa tiene como objetivo la redacción de toda la documentación técnica que se necesita, tanto descriptiva como ejecutiva. Estos datos servirán de base para valorar la aplicación de las distintas medidas de sostenibilidad a aplicar.

3ª etapa, la ejecución del proyecto de urbanización

Durante el tiempo dedicado a la construcción se deberá delegar la gestión a una empresa especializada en construcción. Estos profesionales seleccionados tendrán que estar al día de todo el recorrido y conocer los detalles del proyecto de urbanización.

Por otro lado, es ahora, en esta 3ª fase, cuando deberán aplicarse las medidas de sostenibilidad que ya se han mencionado en los anteriores puntos.

4ª etapa, el mantenimiento del proyecto de urbanización

No hay final definitivo de una construcción del proyecto de urbanización sin que se lleven a cabo una serie de gestiones sobre el mantenimiento que se deberán efectuar sobre las edificaciones. Con ellas se pretende garantizar que soporte bien el paso de los años, una vez terminada toda la obra.

Documentación que se debe aportar en los proyectos de urbanización

El Reglamento estatal de Planeamiento Urbanístico aprobado por Real Decreto 2159/1978, de 23 de junio, deja claras dos cuestiones básicas que han sido acogidas por la mayor parte del Derecho comparado autonómico en lo que respecta a la documentación.

Por un lado, los proyectos de urbanización tienen la obligación de detallar y programar las obras con la suficiente precisión para su óptima ejecución de mano de los distintos técnicos del autor del proyecto, según ordena el artículo 67 del Reglamento de Planeamiento Urbanístico.

Por otro lado, y de forma ineludible,los proyectos de urbanización deberán presentar los documentos descritos a continuación en base al artículo 69 del Reglamento de Planeamiento Urbanístico.

  1. Una memoria descriptiva de las características de las obras
  2. Los planos de información y de situación en relación con el conjunto urbano
  3. Planos de proyecto y de detalle
  4. Pliego de Condiciones Técnicas y de Condiciones Económico-Administrativas de las obras y servicios
  5. Las mediciones realizadas
  6. Los cuadros de precios descompuestos
  7. El presupuesto

¿Quién aprueba los proyectos de urbanización?

Según lo previsto en el artículo 21.1.j) de la Ley de bases de Régimen Local, se regula que el alcalde es quien posee la atribución necesaria para aprobar los instrumentos de planeamiento de desarrollo general no expresamente atribuidas al Pleno. De igual modo, ostenta el poder para ratificar los instrumentos de gestión urbanística y de los proyectos de urbanización que se utilizarán.

En base y conforme a esta previsión legal, el Derecho urbanístico autonómico considera que la competencia es exclusivamente municipal y el órgano que sostiene esta facultad dentro del Consistorio, en los municipios de régimen común, es el alcalde.

Sin embargo, hay que considerar la excepción que se produce en los Municipios de gran población. En estos casos, la atribución viene conferida a la Junta de Gobierno Local, según dispone el artículo 127.1.d, de la Ley de Bases de Régimen Local y de conformidad con la redacción dada por la Ley 57/2003, de Medidas para la Modernización del Gobierno Local.

Asegurar una nave industrial

Al construir una nave industrial se obtiene un inmueble que no solo va a englobar toda la producción diaria de una empresa, sino también a sus bienes de manufactura, maquinaria, equipos informáticos, sistemas logísticos, empleados, medios de transporte, etc.

En relación al material, por el simple hecho de estar presente y permanecer en un lugar, está corriendo un riesgo que debe ser evitado o asegurado. Con un seguro, en caso de inevitabilidad, podrá ser rápidamente repuesto, ya que la compañía aseguradora se hará cargo de sufragar los daños y permitir la vuelta de la productividad de forma eficiente en el menor tiempo posible.

Una nave industrial debe estar protegida ante cualquier evento extraordinario que pueda producir pérdida o deterioro, en su totalidad o en parte, tanto de la estructura como de lo que en su interior se resguarda.La fórmula más popular para asegurar este tipo de instalaciones se engloba en los servicios que ofrece un seguro multirriesgo comercial.

En qué consiste un seguro multirriesgo comercial

Se estima que, solo en España, se viene produciendo un siniestro relacionado con el agua cada dos segundos y otro de incendios cada 28 minutos, aproximadamente. Como norma general, estos eventos llegan sin avisar, sin importar lo preparada que esté la empresa ni la nave industrial. Ante estas situaciones, la única salvaguarda con la que puede contar la organización empresarial es con un seguro multirriesgo comercial.

Como norma general, gracias a este tipo de seguros quedarán cubiertos los daños causados por inundaciones, actos vandálicos, tormentas, robos, incendios, daños eléctricos y cualquier otro que haya quedado previamente especificado en el contrato. Así mismo, el empresario estará protegido en el ámbito económico, pues contará con los costes de defensa por responsabilidad civil, el daño que pueda haber producido la propia nave industrial a terceras personas o partes y el daño a las propias instalaciones.

Del mismo modo, es fundamental contar con un seguro que contenga el contenido de la nave industrial, es decir, la materia prima, la maquinaria, las mercancías, el mobiliario, los inventarios de la producción…

Existen diferentes modelos de seguros para naves industriales según las necesidades a cubrir de la propia empresa.

La Póliza de Seguro todo riesgo

Si se quiere resguardar la nave industrial de toda posibilidad de daños, con una Póliza de Seguros Todo Riesgo será posible cubrir y proteger tanto los bienes patrimoniales como la cuenta de resultados. Con esta modalidad de seguro industrial, quedarán cubiertos todos los daños que se hayan producido de manera accidental en las instalaciones de la empresa, pero, también, la incidencia de daño sobre los resultados económicos previstos en el ejercicio.

Como norma general, estos seguros para naves industriales son interesantes para las organizaciones de gran tamaño que prefieran asumir una retención de las pérdidas que pudieran ocasionarse ante un evento que produzca el cierre de parte o de toda la actividad.

Las coberturas que se ofrecen en este tipo de seguro son;

Para mercancías

En el sector de la producción o de la transformación, será para cubrir tanto las materias primas como las que están en proceso de fabricación y aquellas otras consideradas como productos terminados.

Para instalaciones fijas y naves industriales

Aquí se incluyen las infraestructuras de talleres, plantas de producción, fábricas, naves de oficinas…

Para la maquinaria, el mobiliario y los equipos

En estas coberturas entra todo lo que se encuentre dentro de la fábrica o las instalaciones de la empresa.

Los gastos permanentes o el margen bruto

En caso de que una incidencia o siniestro llegara a paralizar la actividad productiva de la empresa, imposibilitando llegar a la facturación prevista, ciertas aseguradoras llegan a ofrecer una cobertura operativa hasta el momento en el que la organización haya recuperado su nivel habitual y estimado en las ventas.

La Póliza combinada Industrial

Para proteger las cuentas de resultados de una empresa con una cobertura de riesgos combinados y los bienes patrimoniales de la industria, esta es la fórmula que suelen ofrecer las aseguradoras.

Es un tipo de póliza enfocada a las empresas de mediano y gran tamaño y sin importar el sector al que se dedique, ya sea industrial o de servicios. Con la póliza combinada industrial, la infraestructura general de la empresa estará asegurada. Según la compañía con la que se tenga contratado este seguro, se obtendrán diferentes beneficios en relación a la retención por pérdidas.

Qué tener en cuenta antes de elegir el seguro

En cualquier caso, antes de contratar un tipo u otro de póliza, hay que valorar las ventajas y desventajas de cada caso.

En primer lugar, habrá que evaluar la conveniencia de tener más de una compañía de seguros para todas las pólizas que se consideren interesantes. Si es preferible las pólizas multirriesgo, seguros de responsabilidad civil… o tener toda la cartera de seguro bajo una misma aseguradora, algo que a priori suele ser beneficioso pues, por regla general, suelen ofrecer una reducción en el coste general.

En segundo lugar, es posible que lo más interesante sea reasegurar. Este sistema no es otra cosa que un tipo de contrato que suscribe la compañía de seguros donde se tiene la póliza con otra reaseguradora para que esta última asuma parte del coste si un siniestro tuviese lugar.

En cualquier caso, se deberá pedir presupuesto y negociar condiciones y primas, pues es posible llegar a ahorrar hasta un 40% del coste inicial. Nunca se debe aceptar sin más lo que una aseguradora ofrezca.

Saber cómo elegir el pavimento industrial más resistente del mercado

Para poner en marcha una nave industrial, uno de los elementos principales es elegir el suelo de la nave.

Los pavimentos industriales son la solución perfecta a la hora de solar las naves en las que de desarrollan estos trabajos. Este tipo de suelos ofrece una gran resistencia, además de tener otras peculiaridades muy importantes en un centro de trabajo, como por ejemplo su carácter antideslizante. Podemos distinguir varios tipos de esta clase de pavimento.

Clases de pavimento industrial

Pavimentos epoxi

Este tipo de pavimento se elabora a base de un tipo de resina que ofrece una gran resistencia frente a los golpes, rozaduras, arañazos o filtraciones. Gracias a estas cualidades, es un pavimento ideal para industrias en las que se manejen líquidos corrosivos u otras sustancias químicas, aunque también es frecuente encontrarlas en otros centros como hospitales, gimnasios o residencias de ancianos.

Además de una dureza considerable, este tipo de pavimento es antideslizante, con lo que va a evitar posibles caídas de los trabajadores al resbalar. También podemos destacar sus cualidades ignífugas.

La composición de este pavimento retarda la extensión rápida del fuego en caso de incendio. Por otra parte, es un suelo muy fácil de limpiar, no siendo necesaria ninguna máquina ni componente específico. Por todas estas peculiaridades, este pavimento contribuye a aumentar la seguridad de los operarios que trabajan en el centro.

Esta clase de suelo es bastante accesible desde el punto de vista económico. Por otra parte, tampoco se requieren unas obras demasiado molestas para su instalación.

Pavimento de poliuretano

Como su propio nombre indica, este suelo está fabricado a base de poliuretano. Sus principales cualidades son su elevada resistencia, incluso mayor que el pavimento epoxi, y su cualidad de aislante térmico, lo que le hace muy resistente a los cambios drásticos de temperatura. También ofrecen muy buena resistencia frente a la abrasión.

Respecto a su resistencia frente a los cambios térmicos, aguantan temperaturas extremas, desde -40º hasta los 130º. Es un suelo que ofrece muy buenos resultados en aparcamientos y en espacios exteriores, gracias a esta resistencia a las temperaturas excesivas y a la soportan muy bien los rayos ultravioleta. Así, el suelo no sufrirá ningún deterioro por una incidencia excesiva de los rayos del sol.

Las industrias que trabajen con grandes congeladores o cámaras frigoríficas de tamaño considerable, suelen utilizar en sus suelos esta clase de pavimento, debido a la resistencia a las temperaturas bajas. También ofrece una gran resistencia tanto a golpes, como a la abrasión y a los arañazos. Finalmente, su limpieza resulta muy fácil y ofrece un acabado de cierta belleza estética, puesto que está disponible en varios colores y se puede presentar en tonalidades mate o brillantes.

Pavimento de hormigón

Este es el tipo de suelo posiblemente más utilizado en el mundo en naves industriales y centros de trabajo similares. También es posible verlo en otro tipo de pavimentos, como por ejemplo en carreteras. De este material, debemos destacar su larga duración y dureza. Puede soportar situaciones de un volumen elevado de presión de manera continua.

Pavimento a base de hormigón pulido

La dureza es la principal característica destacable de este material. Su precio asequible y su versatilidad, han permitido que sea un material muy utilizado en distintos centros industriales que busquen suelos duros y que duren muchos años.

El pulido de este suelo se lleva a cabo con litio, material que le concede unas propiedades anticorrosivas importantes. Esta cualidad puede ser muy importante en lugares de trabajo donde se utilicen sustancias químicas y líquidos que puedan ser corrosivos.

Cabe la posibilidad de elegir este tipo de suelo en distintos colores, por lo que podemos conceder un cierto carácter estético a nuestra nave si usamos esta pavimentación.

Hormigón fratasado

La principal peculiaridad de este tipo de hormigón es el fratasado, que es un tipo de acabado que consigue una superficie rugosa mediante unas máquinas giratorias. Esta superficie concede al hormigón un carácter antideslizante, que supone una mayor seguridad para los trabajadores del centro. Al tratarse de un suelo de hormigón, hablamos de un suelo muy duro y que va a tener una larga vida útil.

Pavimento de cemento y poliuretano

La principal peculiaridad de este tipo de pavimento es su gran resistencia frente a la incidencia de sustancias químicas y los contrastes bruscos de temperatura. Aguantan cualquier derrame de sustancias químicas, incluso de las más corrosivas.

Asimismo, la dureza de sus componentes permiten una larga vida útil de este pavimento. Su limpieza y mantenimiento resulta muy sencilla y son impermeables. Estas características hacen de este pavimento un suelo ideal para las industrias alimentaria y químicas.

Un suelo para cada actividad industrial

Como habrás podido comprobar hay distintos tipos de pavimentos industriales, cada uno con sus peculiaridades. En función de la actividad que realice tu empresa te interesará instalar un tipo de pavimento u otro.

En una industria alimenticia interesará, por ejemplo, que el suelo sea impermeable y anticorrosivo, mientras que en naves donde tengan que entrar camiones, interesa que aguanten grandes cantidades de peso. Es necesario valorar previamente las necesidades de tu actividad antes de elegir el pavimento.

¿Qué se necesita para poner en marcha una nave industrial?

Una nave industrial no es otra cosa que un edificio cuyo diseño y características están dirigidas a un uso industrial, ya sea para la producción como para el almacenamiento de bienes. Estas naves deben contener, de manera segura, la maquinaria, los trabajadores y los espacios que se utilizarán para la entrada y salida de la mercancía, para su elaboración o para su distribución.

El proyecto de levantar una nave industrial no resulta nada sencillo, son muchas las cuestiones que se deben resolver, planteamientos que aclarar, documentación que cumplimentar y aportar, normativas y requisitos que seguir… El proceso es complicado, pero en absoluto imposible. Si se trata de un joven empresario que necesita unas instalaciones básicas para desarrollar su modelo de negocio, que requiere una nave industrial, este artículo le interesa.

Primeras consideraciones para la creación de una nave industrial

En base al tipo de negocio que se proyecte, la nave industrial tendrá unos usos y será mejor una ubicación u otra. La cantidad de parques y polígonos industriales que existe en el territorio nacional es enorme. Del mismo modo, Murcia posee cerca de 60 de estos espacios, elegir el más adecuado va a depender de las necesidades concretas de la organización; si necesita acceso a las principales vías de distribución, va a recibir visitas para vender in situ o requiere de características especiales debido a sus procesos residuales, contaminantes o de peligrosidad, por poner algunos ejemplos.

Zukán nave industrial

El mejor consejo si no representa requerimientos excepcionales es el de elegir un entorno industrial consolidado antes que uno de nueva creación. El motivo de esta elección no es otro que el del estatus, el de entrar a formar parte de un espacio ampliamente conocido por los consumidores. Es posible que exista cierta concentración de industrias dirigidas hacia el mismo sector, algo bastante conveniente, ya que todo aquel que requiera de ese tipo de productos en concreto lo relacionará inmediatamente con ese polígono.

Pasos para obtener una nave industrial

Una vez elegido con criterio el emplazamiento que va a tener la nave industrial habrá que llevar a cabo una serie de pasos inevitables para cumplir con la reglamentación que exige la ley. La construcción y posterior funcionamiento de la actividad en su interior deberá contar, en primer lugar, con un proyecto y con una posterior legalización donde se verifica que los requisitos técnicos existentes en el proyecto se han instalado correctamente.

Profesional DJ fachada de nave industrial

El proyecto para la nave industrial

El denominado proyecto de estructuras es un documento legal que recogerá algunos de los parámetros de interés que vayan a justificar la construcción y, además, la expliquen. Es este informe se incluye toda la documentación que se necesita para cumplir con la normativa vigente en la ejecución de la construcción de una nave, ya sea genérica, es decir, sin un uso concreto establecido, o concreta, es decir, cuando desde el inicio se sabe y se contempla su destino final.

En cualquier caso, necesitará de los siguientes documentos; Memoria Descriptiva, Memoria Constructiva, Cumplimiento del Código Técnico de la Edificación y del Reglamento de Seguridad Contra Incendios en Establecimientos Industriales. Además, se deberá presentar los Anejos a la Memoria que constarán de estudios previos, cálculos y un estudio básico de seguridad y salud. Por último, habrá que añadir el pliego de condiciones, los planos, las mediciones y el presupuesto global.

El proyecto deberá valorar y exponer la viabilidad y la seguridad de la construcción desde el punto de vista técnico, pero, también, es el paso previo e inevitable para pedir y obtener los permisos y licencias que permitan su realización, factores que están relacionados con la vía administrativa.

Si la construcción, según proyecto, es segura y válida, se obtendrá la aprobación para su ejecución, si suspende esta verificación, la construcción no llegará a realizarse.

Tipos de proyectos

Para conseguir los permisos necesarios se pueden presentar dos tipos de proyectos.

  1. Proyecto básico

En este documento se definirán las características más generales de la construcción y sus prestaciones. Se llevará a cabo aportando soluciones concretas y justificándolas. Se limita al aspecto urbanístico y al control de su legalidad. Se trata solo de un proyecto preliminar, por lo que no está obligado a concretar todas las obligaciones. Su función es la de conseguir la licencia municipal de obras, pero en ningún caso será concluyente para comenzar con las obras de la nave.

  • Proyecto de ejecución

Se realizará sobre la base del proyecto básico. Se ampliará y definirá por completo la obra a realizar. En este proyecto, el encargado deberá aportar el resto de la documentación necesaria para completar el anteproyecto con datos sobre los detalles y las especificaciones sobre los sistemas constructivos, los equipos y los elementos a utilizar. Su función última es contener toda la información necesaria para cumplir con los requisitos legales verificables que requiera la ejecución de la obra de la nave.

Normativa y requisitos que deberá cumplir el proyecto de ejecución

Tanto la habitabilidad, como el confort y la seguridad de los trabajadores como de las visitas, así como el cumplimiento del desarrollo sostenible, la protección ambiental y la gestión urbana van a depender del cumplimiento de las normas y legislación prevista para la construcción de naves industriales.

En relación al Código Técnico de Edificación

Será por el Real Decreto 314/2006 del 17 de marzo por el que se decreta el Código Técnico de Edificación, el cual será el creador del marco normativo de las exigencias de calidad, que serán de obligado cumplimiento para este tipo de edificaciones. Este artículo permite solucionar las dudas sobre seguridad, protección, calidad y desarrollo sostenible.

En relación a la ordenación del edificio

En este caso, será la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, la que regule los aspectos más esenciales en relación a las edificaciones. En esta ley se establecen las responsabilidades y las obligaciones de los profesionales que intervienen en la construcción, garantizando su calidad.

En relación a la seguridad contra incendios

El Reglamento de seguridad contra incendios en los espacios industriales se aprueba en el Real Decreto 2267/2004, de 3 de diciembre, mediante el cual se asegura la protección de las personas que se encuentren en el interior de instalaciones industriales. Establece y define los requisitos que deben cumplir los establecimientos e infraestructuras industriales, todas las disposiciones legales de prevención, seguridad, respuesta y extinción de incendios.

En relación al hormigón estructural

La aprobación del procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios se contempla en el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril. En esta ley se establecen los parámetros para lograr la certificación de eficiencia energética para naves industriales.

La legalización de la nave industrial

El último paso antes de comenzar la actividad en la nave industrial será la legalización de la nave. Este será el procedimiento administrativo con el que se verifica el cumplimiento de los requisitos técnicos aportados en el proyecto. Aprobados estos, se podrá llevar a cabo la actividad comercial para la que se destine la nave industrial.

Además de aprobar este paso y ser concedidas las autorizaciones administrativas pertinentes por haber seguido al pie de la letra el proyecto técnico de ejecución, se deberá aportar otra serie de documentaciones, como son la cédula de habitabilidad o certificado de seguridad estructural, el certificado de final de obra, así como los boletines de instalación contra incendio y el de la instalación eléctrica.

Por último, es probable que, en función del sector al que vaya destinada la labor de la nave, puedan ser necesarias otras autorizaciones locales, provinciales o regionales y de distintos ministerios y conserjerías.

Te presentamos la arquitectura industrial sostenible para naves industriales

El respeto al medioambiente, así como la concienciación sobre el cambio climático, se ha convertido en una de las preocupaciones crecientes de la población, hecho que se ha traslado al sector de la construcción.

En Lovicon Murcia, como empresa de construcción industrial, apostamos por obras y reformas sostenibles y respetuosas con el medioambiente. De ahí que los trabajos que realicemos se basen en un tipo de arquitectura industrial sostenible.

¿Con qué materiales trabajamos?

Una construcción respetuosa con el entorno que nos rodea tiene que caracterizarse por utilizar materiales que no contaminen. En Lovicon Murcia estamos a la vanguardia en el uso de materiales de esta clase para la construcción de naves industriales:

  • Compuestos. Se trata de una unión de dos materiales cuyo objetivo es conseguir combinar propiedades que no es posible obtener en los originales. Se caracterizan por ser resistentes, versátiles y de bajo peso. El material compuesto más utilizado, el cual no contamina, es la fibra de carbono, ampliamente utilizada en el panel sándwich.
  • Cerámicos. Es el material por excelencia más usado en construcciones ecológicas, ya que es el que menos contamina. El proceso de fabricación es más natural, dado que no intervienen elementos químicos en el proceso y, además, no requiere de materia prima. En las naves industriales que hemos construido, con el paso de los años, hemos utilizado el bloque cerámico para los muros de carácter industrial.
  • Metálicos. El metal es otro de los materiales que contamina muy poco y, aparte, es el que más te aconsejamos a la hora de construir. Sus ventajas principales son la duración y la resistencia, factores esenciales en cualquier tipo de estructura que se quiera construir. Los materiales metálicos son 100 % reciclables.
  • Madera. A pesar de lo que puedas pensar en un principio, la madera es uno de los materiales menos contaminantes. Tiene una gran capacidad de aislamiento térmico. Por lo tanto, ya no será necesario que emplees, en la misma medida, la calefacción o el aire acondicionado. Consigues así un ahorro energético considerable. Otra de sus características principales es que resulta muy económica, en comparación con otro tipo de materiales. Además, acelera el tiempo invertido en los trabajos.

Es muy importante la concienciación en el uso de materiales ecológicos en la construcción, puesto que se trata de uno de los sectores más contaminantes de todos, debido a la utilización de materiales nocivos y tóxicos (hormigón, plomo, pinturas, etc.).

Ventajas de las construcciones sostenibles

El uso de materiales respetuosos con el medio ambiente en una nave industrial reportará beneficios para la actividad que se lleve a cabo, así como para los operarios que trabajen en ella. Estos motivos hacen que cada vez más empresas se decanten por esta clase de construcciones.

En un principio, una construcción ecológica suponía un aumento en el coste del trabajo. No obstante, con el paso del tiempo y debido a las técnicas innovadoras, esta diferencia ya no lo es tanto. Asimismo, las administraciones ofrecen subvenciones e incentivos fiscales para promocionar este tipo de obras.

Las materias primas que contaminan están íntimamente relacionadas con la aparición de enfermedades, así como con diversos trastornos. El uso de elementos ecológicos en las construcciones de naves industriales hace que aumente la productividad de los empleados, según los últimos estudios publicados al respecto. Estos estudios han demostrado un sueño de mayor calidad, así como una menor aparición de enfermedades en las personas que trabajan en las naves.

La lucha contra el cambio climático, así como el respeto al medio ambiente, es una cuestión que implica a toda la población. De ahí la importancia de que cada vez las construcciones que se realicen sean más eficientes. Se reducen las emisiones de carbono y el uso del agua. También se consigue una reducción de los residuos y, por consiguiente, la reforestación que se lleva a cabo será menor.

Una de las ventajas más destacadas en una construcción ecológica es que el ruido se reducirá y el aire será más limpio. Las paredes y los muros denominados coloquialmente como verdes son amortiguadores eficaces del ruido.

En definitiva, una construcción sostenible también te servirá para reforzar la imagen de tu empresa como una entidad comprometida con los problemas actuales.

¿Existe legislación para las construcciones sostenibles industriales?

En Lovicon Murcia estamos plenamente comprometidos con el cumplimiento de la normativa vigente a la hora de realizar construcciones ecológicas de carácter industrial. Es importante indicar que cualquiera de estas construcciones está plenamente regulada, según el ámbito constructivo o la zona geográfica.

Es fundamental determinar qué tipo de construcción de carácter industrial se va a realizar para, con base en ello, estudiar la normativa que vas a tener que aplicar. La mayoría de normas al respecto regulan las condiciones de habitabilidad y seguridad, así como el desarrollo sostenible y la protección ambiental que se requiere en las obras a realizar.

Una vez se finalice la construcción ecológica de la nave industrial, te recomendamos legalizarla. Se trata de un procedimiento administrativo que verifica el cumplimiento de los requisitos de carácter técnico para poder llevar a cabo actividades de naturaleza industrial. Para la legalización, tienes que contar con una serie de documentos de especial relevancia: boletines (eléctrico, contra incendios, etc.), certificado de seguridad estructural, certificado final de obra, etc.

Este paso será el que confirme que tu nave industrial construida con elementos ecológicos cumple con todos los requisitos legales, documentales y técnicos.

La normativa más importante que has de tener en cuenta para la construcción de naves industriales con materiales respetuosos con el medio ambiente es la siguiente:

  • Real Decreto 314/2006, que aprueba el Código Técnico de la Edificación. En este cuerpo normativo se regulan las normas mínimas de calidad que tienen que tener las naves industriales.
  • Normativa autonómica y local. Has de verificar si la comunidad autónoma o el ayuntamiento tiene normas propias que afectan a la obra de una nave industrial.
  • Real Decreto 235/2013, que aprueba el procedimiento para la certificación energética de los edificios. Esta certificación es clave para conocer el grado de ahorro energético de la nave.

En conclusión, la arquitectura industrial sostenible se está abriendo paso en el sector de la construcción de naves industriales. Si quieres más información o un presupuesto detallado, tan solo tienes que contactar con Lovicon Murcia por los medios habilitados en la pestaña de contacto.

Busca ideas de jardines para naves industriales con Lovicon

Si estás buscando ideas de jardines para naves industriales,debes saber que los espacios al aire libre son una parte fundamental de cualquier hogar, edificio o núcleo urbano. Nos ofrecen el placer de desconectar, pasear y disfrutar de nuestros ratos de ocio olvidando un poco la rutina diaria y recargando pilas.

Aunque son espacios agradables en cualquier época del año, los jardines y patios cobran especial importancia en la época estival, que nos permite disfrutar de ellos para pasear, comer o tomar el sol.

Independientemente de su tamaño, tienen el don de llenarnos de energía renovada, y esto es lo que los hace tan necesarios, aun más si se trata de lugares de trabajo, donde pasamos numerosas horas y donde, a veces, el estrés hace mella en nosotros.

Los jardines para el exterior de naves industriales son tan importantes como en cualquier otro espacio. Las naves industriales son lugares de trabajo que albergan a muchas personas atareadas durante todo el día. Cuando estas personas están en su momento de descanso, hora de comer o almorzar, no hay nada que les resulte más agradable que hacerlo en un jardín bonito y tranquilo.

Ideas de jardines para el exterior de naves industriales

Todo al verde

Una de las cosas que mejor funcionan como jardines para el exterior de naves industriales será cubrirlas de césped. Tanto si es natural como artificial, dará una energía y aspecto renovados al edificio.

Podemos cubrir todo el solado del tipo de césped que escojamos y que sea más práctico en su mantenimiento. Además, para cuidar más el detalle, se pueden colocar jardineras en determinados puntos del perímetro del edificio, lo que le brindará mayor vitalidad.

Crea un espacio innovador

El césped y las plantas son un excelente principio, pero si no añadimos algún detalle más, puede quedar demasiado monótono, y lo que queremos precisamente es crear un espacio que huya de esa monotonía.

Es interesante crear rincones con algún toque especial, donde se pueda acudir a relajarse, leer un libro, repasar documentos… En este caso, puedes usar varios materiales como la madera, que siempre proporciona una sensación de confort; el empedrado en ciertos puntos, o el cemento.

Añadir un espacio cubierto

Otro elemento que también puede tener cabida en el jardín de una nave industrial es un porche de obra, un refugio con el que puedas salir a tomar el aire o almorzar a pesar de que llueva.

Mucha agua

Los lugares que cuentan con elementos que contienen agua, como fuentes o riachuelos artificiales, aportan una relajación y armonía incomparables. La combinación de vegetación y agua es agradable en cualquier ocasión. Instala una pequeña fuente o varias, pues pueden marcar una gran diferencia.

Evitar dejar espacios escondidos o vacíos

Este punto es importante. Debemos procurar que el jardín no esté sobrecargado, pero sí que cada detalle haya sido cuidado, sin que hayan quedado espacios vacíos que puedan romper la armonía del jardín. Eso daría un aspecto de dejadez.

Iluminación

Dependiendo de la iluminación que pongamos, conseguiremos efectos distintos. Si sabemos jugar con la iluminación, nuestro jardín podrá ser un espacio muy agradable tanto de día como de noche.

Especial atención a las paredes

No debemos dejar de lado este elemento. Si les damos una capa de pintura, conseguiremos el efecto renovador que buscamos e, incluso, con las últimas tendencias, podemos optar por crear un jardín vertical en las paredes de la nave.

Jardines verticales

Los jardines verticales consisten en muros vegetales que se pueden utilizar en todo tipo de construcciones y que se colocan concretamente para el exterior. Esta vanguardista tendencia une arquitectura, diseño y vegetación de forma armoniosa. Otorga color y vida al núcleo urbano.

Los jardines verticales dan una nueva calidad de vida a las personas o a los trabajadores, en el caso de una nave industrial. También tienen notables beneficios medioambientales, por lo que son muy recomendables para cualquier tipo de edificio, como centros comerciales, universidades, hoteles y, por supuesto, naves industriales.

Ventajas de los jardines verticales para el exterior de naves industriales

Numerosos estudios avalan los beneficios de los jardines verticales en las ciudades. Algunos de estos beneficios son la influencia positiva en el clima de la ciudad y la barrera que suponen para las sustancias contaminantes. Sirven, además, como filtro de aire y producen oxígeno.

Mejoran el aislamiento térmico, lo que nos hará ganar confort en el interior de la nave, así como el ahorro en recursos energéticos, ya que disminuyen la pérdida de calor del edificio en invierno.

Absorben el ruido mediante las plantas y sustrato de que están hechos. Finalmente, pero no menos importante, desde un punto de vista psicológico, mejoran el humor, enriquecen visualmente y funcionan como estimulante. Influirán significativamente en tu rendimiento.

En Lovicon Murcia contamos con una amplia experiencia en proyectos industriales de construcción y diseño, y disfrutamos de estar siempre al corriente de las tendencias. Hemos realizado numerosos grandes proyectos con éxito y nos esforzamos cada día por crear espacios funcionales, cómodos y acogedores.

Podemos ofrecerte las mejores ideas de jardines para naves industriales, no dudes en consultarnos.

*Fuente imagenes: Pinterest